• El 12 de diciembre se complicó su enfermedad.
  • La Madre Ma. Magdalena ofreció a Dios su vida  en  su  lecho de enferma, el sacrificio de no volver a ver en la tierra a sus amadas hijas.