“Se apagó la lámpara humana y Mística que siempre ardió y se consumió silenciosamente ante Dios, en la ciudad de México el 20 de enero de 1917.”

(Pbro. Gabino Chávez L.)